LA MADRE

La Virgen del Rocío, como Gran Matrona Universal, abre su manto ocupando los bordes de la fachada, dejando ver una escena de su reino más próximo: El Arroyo de la Rocina, se encuentra con el espacio abierto de la Marisma. Vegetación palustre y de bosque en galería. Profusión de detalles y rigor en el tratamiento de las especies vegetales. Muy al fondo la aldea y la iglesia de El Rocío se reflejan en sus aguas. Un caballista entra en la marisma, un marismeño en una patera se acerca a un grupo de vacas, un ornitólogo observa con su telescopio un grupo de ánsares. Las aves características: agujas y espátulas, porrones y zampullines, correlimos y calamones pueblan las aguas y las orillas. En los carrizos cantan carriceros y buscarlas. Entre los sauces se esconde un ruiseñor. Posado en un hinco, un archibebe canta mientras más allá una lagartija toma el sol. En lo alto planea un águila calzada.

FECHA: 2001

MEDIDAS: 48,5 m2

TÉCNICA: Acrílico sobre muro

LUGAR: Aldea de El Rocío, Almonte, Huelva (España)

Con la participación de las pintoras:

Cristina Corchón

Sandra Falantes

Pilar Izquierdo

Mural de El Rocío baja
Detalle (9)
Detalle (3)
Detalle (11)
Detalle (8)
Detalle (5)
Detalle

COMPARTIR ESTA PÁGINA